loader image

Sábado de terror

Dos grupos de senderistas fueron asaltados el sábado pasado en la zona del Challao, más precisamente en el río seco San Isidro, a pocos metros del camping ATSA.

Los dos robos agravados fueron con similares características: hubo mucha violencia a cargo de tres delincuentes de entre 20 y 25 años que actuaron encapuchados, uno con un revólver y los otros dos con piedras en las manos.

Según el testimonio de las víctimas, todo hace suponer que ambos hechos fueron protagonizados por la misma banda cuyos integrantes serían de un barrio marginal de la zona y habrían actuado bajo los efectos de las drogas.

La seguridad de los deportistas

Estos lamentables sucesos ponen en la picota el tema de la seguridad en una zona que es muy frecuentada por senderistas, runners, trail runers y bikers, por lo que urge que se tomen medidas preventivas tanto de las autoridades como de los actores sociales.

Sacar este tema no es caprichoso ya que, sabemos, estamos pasando por un momento social muy delicado producto de la crisis derivada de la frágil economía argentina, agravada por el escenario planteado por el COVID-19. Esta situación es propicia para que el delito aumente. Y todos somos potenciales presas de los delincuentes, deportistas incluidos.

En este sentido, Mendoza Corre ya sacó una nota para que los amantes del deporte al aire libre tomen sus medidas de precaución (click acá para acceder). Asimismo, actores del running mendocino están organizándose para plantear ideas e inquietudes a las autoridades a los efectos de elaborar un plan preventivo.

Correr o trekear en zonas donde no frecuenta mucha gente es peligroso.

Hecho 1

Cuatro jóvenes, dos hombres y dos mujeres, circulaban, a eso de las 17 y 30 horas, por el río seco San Isidro, el que atraviesa la calle donde se ubican, entre otras, las propiedades de los campings ATSA y Suizo y de la Villa Marista.

Las víctimas fueron interceptadas, sobre el río, a unos 300 a 400 metros de la calle. De la nada aparecieron, a los gritos e insultos, los malvivientes encapuchados, uno de los cuales portaba un revólver, mientras que los otros dos piedras en las manos.

Mediante amedrentamientos y mucha violencia les pidieron a las víctimas que les dieran sus pertenencias. Así las cosas, se hicieron de vestimentas, calzados, celulares y mochilas.

Unos de los jóvenes se resistió, por lo cual fue particularmente más agredido, máxime cuando intentó escapar. Mientras huía le dispararon, afortunadamente no fue herido de bala, y cuando fue alcanzado por los malhechores fue salvajemente golpeado al punto de prácticamente perder la conciencia.

El otro joven agredido también recibió mucha violencia, mientras las dos mujeres, ya sin sus objetos de valor y semidesnudas, eran obligadas a huir, entre piedras y flora seca, descalzas y presas del terror, máxime porque creyeron que el primero de sus amigos había perdido la vida, al escuchar el disparo y de boca de los delincuentes que lo habían matado.

Las chicas pudieron dar con un oficial de la Policía de la Comisaría Quinta, que se puso en contacto con pares de su fuerza que desplazaron camionetas 4×4 y motos por el río seco, que pudieron dar pronto con el segundo de los hombres agredidos, que bajada descalzo, ensangrentado y desorientado.

Mucho más tarde, cerca de las 22 horas, efectivos de la Patrulla de Rescate de Montaña encontraron al joven que se había llevado la peor parte del lamentable suceso. Afortunadamente, más allá de los salvajes golpes que recibió, estaría fuera de peligro.

Posteo de Facebook de la mamá de una de las víctimas de los asaltos del sábado.

Hecho 2

El segundo asalto ocurrió cerca de las 18 y 30 y fueron víctimas cinco chicos, todos deportistas que también estaban sendereando por el río seco San Isidro.

Cerca de las 15 horas, los jóvenes (tres nadadores y dos remeros del Club Mendoza de Regatas) salieron de un barrio privado de la zona a trekear por el río seco, por el cual fueron subiendo tranquilamente hasta que, a eso de las 17 horas, viendo que se había hecho tarde, decidieron desandar el camino hecho.

Así las cosas, a unos 400 o 500 metros de la calle de los campings ATSA y Suizo, a esos de las 18 y 30 horas, fueron interceptados por los malvivientes, que le pidieron sus pertenencias, valiéndose también de un revólver, piedras, insultos y mucha violencia. “¡Todos al piso y no miren porque sino los ‘coheteamos’”, fue la orden que recibieron de los asaltantes.

“Estaban encapuchados, muy eufóricos y parecían sacados, como si estuvieran muy ‘merqueados’”, detalló uno de los jóvenes, que además explicó que los tres malhechores no medían más de 1,70 metros de estatura, eran morenos y tendrían entre 20 y 25 años.

Las víctimas, tras ser golpeadas, tuvieron que entregar todo: ropa, calzados, celulares y hasta las llaves que poseían. “Luego –continuó su relato el joven que pudo dialogar con Mendoza Corre– nos hicieron parar y nos obligaron a circular por un sendero. Así, a cada uno, lo palparon por si no habíamos entregado todo. A mí me golpearon porque no les di un encendedor y unas llaves. Tuvimos que caminar descalzos por el sendero que nos llevó a unos metros de Palatium (el restó que está sobre el circuito del Challao a unos metros del Santuario de la Virgen)”.

Los chicos fueron descalzos hasta el barrio donde dejaron el auto. La aventura terminó a eso de las 23 horas porque tuvieron que llamar a un cerrajero que les ayudara a abrir la puerta del vehículo, ya que las llaves habían sido sustraídas por los asaltantes.

La denuncia fue puesta por uno de los jóvenes vía web. El denunciante estimó que los delincuentes son de una villa de emergencia de la zona por la forma en que dialogaban mientras duró el atraco.

Fotos: de archivo, ilustrativas, son del río San Isidro (metros arriba del lugar de los asaltos)

Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)

Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

YouTube: Mendoza Corre (click acá para acceder

Instagram: @mendozacorreok (click acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
6 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Matias
2 years ago

Claudio, la policía y gobernantes están muy preocupados pidiendo y controlando los DNI de las personas que vamos a andar en bici o trotar al cerro. Les es IMPOSIBLE ocuparse de la seguridad de la gente pero si les es posible meterse en moto y caballos entre los senderos a pedir DNI.
Este dimindo la policía pedía RESERVA del cerro para dejar la pasar!!! De terror…
Es el mundo del revés.

Claudio Gudiño
2 years ago

Esto es más de lo mismo de siempre , calculo que la policía no puede hacer nada ante el gobierno de delincuentes que tememos y los cacos de la calle , que “no “son los que menos tienen , como los identifica FERNÁNDEZ ,se sienten respaldados y salen a hacer de las suyas no hay solución ante un gobierno de DELINCUENTES

Claudio gudiño
2 years ago

Soy corredor matutino adopte ese Horario porque eso ahora de los delincuentes duermen y sólo anda en la calle la gente que empieza su jornada laboral matutina lejos del terror de los asaltos y los atracos a un deportista DEJATE DE JODER.
iIncluso a esa hora hay más policías, la policía no puede hacer nada a tanta delincuencia, delincuencia del gobierno, delincuentes contentos!!!!!

Carlos
2 years ago

Esa zona es por demás peligrosa. A pesar de que cada día hay más residencias, nadie ve nada, sencillamente por que es tierra de nadie, conozco muy bien por alli asi como también la policía…

Luis Guillermo Paredes
2 years ago

Lamento mucho lo que les ocurrió a todos esos chicos y esto se pone cada vez peor.. porque tanta violencia contra la gente que solo busca sentirse bien y disfrutar de la naturaleza . pero ahora vamos a tener que estar muy atentos por donde se circula .. a cuidarnos entre todos

Pablo
2 years ago

Dejé de ir por el camino natural y normal de subida al Arco..es decir partiendo por el audis que da al camping de ATSA.. hace 17 años.. recuerdo que al ultima vez fue en 2003.. justamente cuando empezó a ser inseguro.. por asentamientos que se habian instalado.. no entiendo como ahora siguen yendo por ahi….sabiendo lo peligroso que es. No quito que el aumento de inseguridad esta muy mal y nos perjudica a todos en todos lados..pero habiendo lugares identificados como muy peligrosos hace tanto tiempo no tiene sentido arriesgarse.