loader image
Buscar
Close this search box.

Montañista en el mar

Mendoza Corre estuvo en Mar del Plata durante una semana para contarte qué siente un trail runner montañés cuando entrena al lado del mar y en las serranías sitas en las zonas aledañas.
Para eso contó con el privilegio de participar en una clínica de trail running con Gustavo Ismail, un muy buen entrenador, líder del team Gusta Trail, y gran corredor.

Trepada a una duna para practicar fuerza en las piernas.
Hipnosis
Correr al lado del mar tiene un no sé qué  para un montañés…
La suavidad de la arena en los pies, la sinfonía del viento y las olas, el aire “salado” en los pulmones, el cantar de las gaviotas…
Este combo de características especiales eleva los sentidos y provoca que el corredor, entre paso y paso, active su imaginación mientras mira, hipnotizado, las olas y el infinito del mar…
Así las cosas, dan ganas de trotar y trotar por horas, hasta que las piernas digan basta…
 
Sensaciones
Que los montañeses estemos habituados a correr en la altura no significa que al hacerlo al lado del mar sea “pan comido”.
Esto porque la arena, literalmente, “come” de lo lindo las piernas y, por lo menos en el caso del responsable de estas líneas, la humedad es un factor muy desgastante.
 
Periplo marítimo
Apenas arribamos a Mar del Plata, un martes, el entrenamiento comenzó con un regenerativo de 10K a lo largo de la costa sobre la rambla, desde la altura de la playa La Perla hasta pasando el centro (ida y vuelta).
El trote fue más sacrificado de lo previsto ya que si bien la temperatura rondaba los 34ºC, la sensación térmica alcanzó los 40ºC por la elevada humedad.
El jueves (luego de un miércoles de descanso con el infaltable chapuzón en las playas) ya empezó el verdadero “baile” ya que de la mano de Gustavo Ismail se emprendieron, por la rambla, una exigente serie de cambios de ritmos, que concluyeron con una muy buena clase de stretching.
El viernes  tocó descanso, con caminata descalzo por varios kilómetros en la costa para “bajar” una serie de exquisitos platos de mariscos en un restaurant del puerto.

Y ya sábado y domingo comenzó el entrenamiento en serio.

Sábado, 17K por la costa a un buen ritmo pero arremetiendo virulentamente cuatro veces unas exigentes dunas, ideales para practicar potencia en las piernas.
Un día después visitamos las sierras de La Serranita, a unos 30 kilómetros al oeste de la ciudad de Mar del Plata. Se recorrieron 12K con un desnivel positivo que no alcanzó los 300 metros. Tocó una salida con un día muy nublado y con neblina, caluroso y húmedo.

Realmente es muy vistoso para los mendocinos habituados a correr en montaña, con clima semidesértico y árido, donde abunda flora opaca y llena de espinas, trotar por desniveles más moderados plenos de vegetación bien verde y observando, a lo lejos, vistosas plantaciones de maíz.

Un recreo en el medio del duro entrenamiento en la playa. La buena onda de los chicos de Gusta Trail es total.
Consejos
Para correr en el verano en la playa es bueno calzar zapatillas livianas y con tacos (tipo Salomon Speed Cross o Adidas Kanadia TRJ8). Ello porque es muy pesado trotar en la arena seca y es bueno librarse rápidamente de la arena húmeda cuando corremos bien pegados al agua.
Como en la montaña, es necesario protegerse la cabeza con un buff o gorra, usar protector solar y, si las distancias a desarrollar son muy extensas, ir con mochila con camel bag para hidratarse convenientemente. Y, como siempre decimos, nunca hay que dejar de llevar un botiquín de primeros auxilios para una emergencia.
 
Buena onda
Queremos destacar la muy buena onda de los marplatenses integrantes de Gusta Trail, y de su profesor Gustavo Ismail.
Si bien no conocíamos a los alumnos de Gustavo, ellos nos hicieron sentir uno más en sus entrenamientos y salidas.
Sabemos  que el trote es un idioma universal y donde se encuentran dos trail runners se encuentran dos amigos, por más que se vean esporádicamente.
De esta manera nos sentimos uno más en un ambiente muy cálido donde no faltaron las sonrisas, los chistes, antes y después de los ejercicios; y donde se hizo patente la generosidad: en el after run no faltaron los bizcochuelos, cereales, frutas que nos convidaron.

El equipo de Gusta Trail en pleno antes de salir a La Serranita.
En primera persona
Profesionalismo
Por Claudio Pereyra Moos
“Claudio, no estás braceando bien”, me dijo, con el típico tono severo de un entrenador, Gustavo Ismail, en la primera salida que hicimos juntos con su team el jueves, cuando estábamos en plena faena de exigentes cambios de ritmos por la rambla marplatense. Ahí nomás me explicaba bien su técnica de braceo mientras corría al lado mío. “Dale, aprendé bien, una buena técnica es necesaria para un ultramaratonista porque con un correcto braceo economizás mucha energía”, me subrayó.
El sábado, cuando corríamos por la playa y debíamos arremeter exigentes dunas, no dejaba de dar instrucciones.

Salida a las sierras un día húmedo, caluroso y con neblina.
Un día después, en la salida por las serranías, me llamó la atención por mi pisada, especialmente con el pie izquierdo que se me ladeaba hacia afuera. “Tenés que pisar con la punta de los pies y buscar que los pies vayan paralelos, así vas a evitar lesiones”, me explicaba. Un rato después nos “retaba” a todos: primero porque muchos no llevaban en su mochila un botiquín de primeros auxilios (“en una carrera les puede ser necesario y en estas salidas si hay varios accidentes no alcanzarán para hacer las curaciones necesarias”). Luego porque varios trotábamos intermitentemente (“estos entrenamientos deben aprovecharlos y deben trotar siempre”).

Gustavo Ismail (con el brazo extendido) dando explicaciones a sus alumnos.
Esas acciones con sus dirigidos demuestran profesionalismo, y marcan claramente su obsesión para que ellos tengan las mejores herramientas a la hora de participar en una competencia difícil.
Con Gustavo trabajan dos profesores de educación física, un kinesiólogo, un nutricionista y un cardiólogo. Además es un avezado corredor de montaña que participó de importantes competencias, como el UTMB (Francia). Entrena a cerca de 100 alumnos “sólo para trail running”. De esa cantidad unos 25 son a distancia (manda sus planes por mail) y el resto son de Mar del Plata y localidades aledañas.
Los interesados en entrenar con él pueden mandarle un mail a gismail@copetel.com.ar o bien visitar su Fan Page de Facebook haciendo click acá.

Es muy lindo correr por las pintorescas sierras marplatenses.
Amistad al trote

Con Gustavo Ismail (derecha)

A Gustavo lo conocí gracias al trail y, a pesar de no verlo seguido, puedo decir que es un amigo.

Tomé contacto con él vía Facebook  hace dos años cuando fuimos a correr el UTMB en Francia. Con mucha generosidad me ofreció, luego de la carrera, llevarme a París en una Motor Home que había alquilado con sus alumnos y amigos. Obvio que acepté pero luego decliné porque tomé otros rumbos.
Sin embargo la semilla de la amistad había sido sembrada.
También con mucha buena onda me invitó a participar de sus entrenamientos durante mi corta visita a Mar del Plata, que estaba dirigida casi exclusivamente a profundizar mi entrenamiento anual. La amistad que cultivé se la debo al trail running, actividad que, desde que la practico, me dio muchos amigos.

Facebook: Fan Page «Mendoza Corre» (clikc acá para acceder)
Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios