loader image

Las agallas de la flaca…

Kilómetro 50 de una durísima carrera de montaña con lluvia, barro, calor en las partes bajas, frío en la altura y hasta granizo.

Allí, transitando uno de los tantos tramos altamente técnicos del circuito, la atleta siente una molestia en la planta de uno de sus pies.Al rato cae en la cuenta que es una ampolla que le molesta, primero, y le duele, después.

La chica se preocupa porque desde ahora en más deberá regular la velocidad, especialmente en las bajadas, que son muchas y complejas.

María Silvina Pérez antes de la largada posando con su dorsal.
No obstante, con la típica testarudez de una ultramaratonista de ley, no se dará por vencida.
Es que luchó mucho para estar en la meca del trail running mundial, principalmente resignó tiempo a su esposo, que ahora le hace el “aguante”, e hijos, que extraña horrores.
Siente que no les puede fallar y que no se puede fallar a sí misma, luego de tantas horas de entrenamiento con complejo de culpa por no estar el tiempo que quisiera junto a “sus” hombres…
La flaca, que tiene un corazón de oro, no piensa ni remotamente abandonar su desafío deportivo: sólo medita cómo seguir sin resignar tiempo y velocidad por su dolencia…
Más adelante llegará a un puesto de asistencia donde le curarán la ampolla y seguirá, obstinada, hasta el arco de llegada donde la espera el hombre de su vida para la foto y, principalmente, el cálido abrazo…
Uno de los bellos tramos de la carrera.

Súper chica

La protagonista de la historia es María Silvina Pérez o simplemente la “Chila” para sus amigos y colegas del ambiente del trail mendocino.

Esta “súper chica”, como todas las mujeres que corren y además trabajan y tienen familia, tuvo ayer un brillante desempeño en la TDS, la carrera de 120K con 7.200 metros de desnivel positivo que forma parte del cronograma de competencias que le dan marco a la mítica UTMB (Ultra Trail du Mont Blanc).

La “Chila” salió 18º entre las mujeres tras 21 horas, 11 minutos y 09 segundos de intenso trote por los senderos alpinos que unieron la localidad italiana Courmayeur con la mítica Chamonix, ya en Francia.

Ese brillante desempeño le permitió ser, además de top 20 femenina, la mejor latinoamericana en una de las competencias donde participan las mejores trail runners del mundo. (Hacé click acá para leer la nota que hicimos ayer sobre la TDS).

La celeste y blanca en el corazón…

Correr con las piernas y el corazón

Semejante logro no puede pasar desapercibido por lo que Mendoza Corre dialogó con Silvina para que nos contara sus vivencias en una carrera que lo que tiene de difícil lo tiene de fascinante.

La “Chila” nos contó que fue una ultra “muy dura” porque “nos tocó correr con todo tipo de situaciones: calor con humedad, mucho frío, mucha lluvia, si hasta cayó granizo en algunos tramos… Además hubo que combatir contra el barro y en algunas partes lidiar con el suelo muy resbaladizo”.

Silvina la pasó feo en un tramo, alrededor de la mitad de la carrera, cuando, “en el kilómetro 50 me salió una ampolla ‘mal’ en la planta de uno de mis pies ¡Nunca me había pasado algo así! A partir de ese momento tuve que bajar el ritmo en las bajadas y en un puesto me curaron”.

Lejos de sentirse apesadumbrada por ese percance, la mendocina lo toma como una lección: “Aprendí algo que no sabía, como ponerme vaselina en los pies para prevenir las ampollas…”, dijo y lanzó una carcajada, la típica de la buena onda y optimismo que porta todo trail runner.

Cuando le preguntamos sobre su estrategia de carrera expresó, suelta de cuerpo, que, “la verdad, no me pongo objetivos. Salgo a darlo todo con el corazón. Así salen los resultados”.

La Chila es una buena trail runner pero sobre todo agradecida con los que la quieren: familia y amigos. Primero resalta el papel de su esposo, Fran, «que es un genio que se pasó. Vivió la carrera más que yo. Me ayudó mucho con la asistencia pero, sobre todo, en lo emocional. Es muy loco porque cuando corro estas competencias siento la energía de la gente que me quiere. Es algo muy intenso ¡Se me explota el corazón!”

Silvina agradecida de sus sponsors.

Reconocimiento a los sponsors

Para despedirse, María Silvina Pérez destacó el apoyo que recibió de sus auspiciantes: “Yacopini Motors, Triunfo Seguros, Agua Sierra de los Padres, Ricardo Pérez Marti, Alcaraz Gourmet, Gatorade, Subsecretaría de Deportes”.

Fotos: gentileza María Silvina Pérez
Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)
Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
3 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Unknown
4 years ago

Genia total

Unknown
4 years ago

Genia total

Unknown
4 years ago

Genial extraordinario,te felicito Chola.Nelly