loader image
Buscar
Close this search box.

Con esta juventud, ¡hay futuro!

Los pibes tienen entre 22 y 25 años. Podrían aprovechar el verano para salir casi todas las noches a bailar o ir de “ronda” por los principales paseos de la movida nocturna mendocina. O haber usado sus ahorros para vacacionar en alguna ciudad de la costa atlántica…

Pero no.

Ellos prefirieron trabajar arduamente en procura de cristalizar sus objetivos deportivos como bajar un récord mendocino, representar lo mejor posible a su provincia o lograr un podio en alguna de las competencias del calendario del running local o nacional.

O simplemente buscar la mejor versión de sí mismos.

Para ello eligieron el camino de la autodisciplina y del sacrificio que aprendieron en su corta carrera deportiva.

Los muchachos son estrictos con su régimen de comidas, que respetan casi a rajatabla y, principalmente, con las dobles jornadas de entrenamiento.

Todo sea por los sueños, que, saben, pueden concretarse o resultar esquivos. Sin embargo, de algo están seguros y convencidos, lo intentarán porque no hay nada peor que quedarse con la duda de no haber hecho lo posible para conseguirlos.

Los pibes entrenan en las calles uspallatinas.

La altura de Uspallata

La historia que describimos es la de Ignacio “Nacho” Erario (24), Enzo Pavón (22), Federico Horvath (24) y Emanuel “Negro” Suárez (25).

Los cuatro jóvenes están, desde el 28 de enero, virtualmente recluidos en las Cabañas Posadas del Valle de Uspallata para emprender su exigentes pretemporadas en los 2.000 metros sobre el nivel del mar que ofrece la villa lasherina. Regresarán a Mendoza recién el 17 de este mes.

“Es el lugar ideal para hacer pretemporada, no sólo por la altura sino también por el clima y por los caminos con desnivel que ofrece”, nos cuenta, muy entusiasmado, “Nacho”. Sus amigos asienten sonrientes.

Frescura juvenil. En los tiempos libres de su pretemporada, los chicos salen «a conocer» Uspallata. Foto: gentileza.

Charla entre asado, ensaladas, frutas y agua mineral

Luego de un exigente fondo que hicimos el sábado pasado por las calles y sendas uspallatinas, los jóvenes en cuestión nos invitaron a un rico asado y sabrosas ensaladas (con carga de hidratos) para que nos contaran sus proyectos deportivos.

Así, en el medio de la frescura que contagia su corta edad, durante el postre a base de frutas que nos ofrecieron, mantuvimos una animada charla donde transmitieron sus sensaciones y sueños…

Mendoza Corre salió a entrenar por Uspallata y aprovechó para ir a charlas con Ignacio, Enzo, Emanuel y Federico.

Duras jornadas

“Nacho”, quizás inconscientemente, lleva la batuta del diálogo para explicarnos que “febrero es el mes ideal para emprender tres semanas de pretemporada”.

Ahí nomás nos cuenta la exigente rutina de entrenamiento que llevan adelante. “Entrenamos todos los días”, nos dice y, ante nuestro cuestionamiento de cuándo descansan, nos aclara que “lo hacemos de forma activa…”

En esta línea, destaca que la idea es emprender unos 140K de entrenamiento la primera semana (objetivo ya cumplido), unos 155K la segunda y unos 165K la tercera.

De lunes a sábado entrenan en doble turno (matutino y vespertino) y los domingos lo dedican a los fondos que por semana de estancia son, respectivamente, de 20K, 22K y 24K.

“A las 7 y media de la mañana arrancamos con el turno fuerte, que lo solemos hacer en ayunas”, consigna “Nacho” y agrega que los ejercicios consisten en los demandantes cambios de ritmo (Fartlek) y pasadas.

“Terminamos entre las 9 y media y 10 de la mañana. Nos dedicamos a estirar (elongar), consumir los suplementos (dietarios) que nos recomendó el nutricionista y desayunamos”, destaca Enzo.

Luego tienen un tiempo libre para estudiar, los que están cursando sus estudios, para después almorzar entre las 12:30 y 13:00 horas y, tras la sobremesa, descansar con una corta siesta.

A la tarde, después de comer algo a eso de las 17:30 horas, “hacemos un regenerativo de entre 7K y 10K a un ritmo de entre 3:55 y 4:15 el minuto”, puntualiza Emanuel, quien además consigna que tres días a la semana se dedican a fortalecer la zona media del cuerpo (core y abdominales) y piernas, “siempre antes del segundo turno (de entrenamiento)”.

Una vez concluida la rutina de ejercicios diarios, merendan para, posteriormente, “salir a caminar a conocer la zona o bien nos damos un chapuzón en la pileta o hacemos crioterapia, en la aguas frías del arroyo Uspallata o acá mismo en baldes con agua y hielo”, cuenta Federico.

Los jóvenes runners improvisaron una «pista» al costado de las Cabañas Posada del Valle.

Sus objetivos

Ignacio Erario, que  empieza a cursar este año en la UNCuyo su quinto año de la carrera de contador público, desgrana sus objetivos deportivos para este año: buscar el récord mendocino en los tres mil, cinco mil y diez mil metros. “Quiero bajar los 30 minutos en los 10 mil”, dice al respecto. También participará en marzo del Grand Prix Sudamericano de Concepción de Uruguay, Entre Ríos, donde “iré por los 3 mil y 5 mil metros y veré si también voy por los 1.500”.  Otra de sus metas es el Universitario Nacional que se desarrollará en mayo en Buenos Aires; la Copa de Mayores en el CeNARD (octubre) y, si consigue apoyo, ir a los Panamericanos Universitarios de México (julio). Entre sus metas también están los 5 mil metros del Vendimia (sería en febrero).

“Nacho” quiere aprovechar la oportunidad para agradecer a quienes lo apoyan y le damos el medio para que exprese su gratitud: “Conektar (kinesiología), Muscle World (suplementos), Active Sport (clínica deportiva), Estudio Quintana (evaluación deportiva), FC Max”. También dejó una mención especial para su entrenador Florentino Correa.

Ignacio Erario.

En cuanto a Enzo Pavón, la idea fija que tiene es bajar su registro de los 10 mil metros para clasificar al Sudamericano U23 de Guyana (septiembre). “Piden 30 minutos 30 segundos y yo estoy en 31:34”, explica, al tiempo de que cuenta que participará en el Torneo Vendimia de marzo. “También voy a tratar de bajar los 15 minutos en los 5 mil metros», adelanta.

Más allá de sus objetivos deportivos, Enzo buscará este año terminar el secundario, por lo que se prepara para sacar las materias que debe. También agradece a quienes lo apoyan: “Active Sport, OyP (Osteopatía y Posturología), Muscle World e Instituto Wolff”.

Enzo Pavón.

Emanuel Suárez tiene una vida increíble: se dedicó a la vida militar, que es su vocación, de la cual salió porque los tiempos no le daban para hacer sus estudios. Es que él cursa paralelamente el profesorado de educación física y la tecnicatura en preparación física. En ambas carreras va por el segundo año. “Luego quizás vuelva al Ejército porque es mi vocación, la vida militar me hizo hacer muy disciplinado”, relata convencido.

El “Negro” buscará bajar su registro personal en los 10 mil metros (su mejor marca es 33 minutos y 30 segundos). En marzo participará en los 10K de la Media Maratón de Mendoza, “donde testearé cómo estamos y, de ahí, planificaré el resto del año”. También irá por sus marcas personales en los 5 mil metros, 800 metros (menos de dos minutos) y 1.500 metros (menos de 4 minutos).

Emanuel Suárez.

Federico Horvath también buscará terminar este año sus estudios secundarios en un CENS, como así también, luego de la pretemporada, conseguir un trabajo (el año pasado se desempeñó en una panadería). Nació en Mendoza pero desde muy chico se fue a la localidad bonaerense de Pedro Luro, sito unos 120 kilómetros al sur de Bahía Blanca. Volvió hace poco a nuestra provincia “porque me gusta, para cambiar de vida y porque está mi hermano”.

Nos contó que el año pasado “empezó en pista. Debuté en los 5 mil metros con 18:29. Corrí en calle los 8K de Maipú, donde salí segundo; en los 10K empecé con 39:40 que lo fui bajando. Busco superarme y encontrar mis mejores marcas en 5 y 10 mil metros, tanto en pista como en calle. Veremos a dónde llegaremos».

Federico Horvath.

Buscan sponsors

Los cuatro jóvenes atletas andan buscando apoyo para poder profundizar su carrera deportiva, sin abandonar sus objetivos académicos.

Por eso sería bueno que alguien les dé una mano. Y no hablamos solamente del ámbito estatal sino del privado.

Ojalá aparezca alguna mente preclara que apoye a un ejemplo de jóvenes sanos, estudiosos y trabajadores.

En las frías aguas del arroyo Uspallata los chicos hacen crioterapia.

Agradecimiento especial

Tanto Mendoza Corre, como Ignacio Erario, Enzo Pavón, Emanuel Suárez y Federico Horvath agradecen la hospitalidad de Ricardo Mesa, propietario de Cabañas Posadas del Valle.

En Cabañas Posadas de Uspallata Mendoza Corre pudo hacer base el sábado pasado para su fondo semanal de 30K; mientras que los entrevistados se hospedan para hacer su pretemporada.

Las causas de su buena onda y colaboración es que Ricardo es un gran atleta con una dilatada carrera. Pero esa es otra historia que abordaremos próximamente.

Los que busquen un buen alojamiento en Uspallata pueden ir a este cálido complejo que cuenta con todos los servicios, TV satelital y pileta incluidas.

Los interesados pueden comunicarse por WhatsApp al 2614662993 (click acá para ver ubicación).

Ricardo Mesa, propietario de Cabañas Posada del Valle.

Fotos: Claudio Pereyra Moos

Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)

Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

YouTube: Mendoza Corre (click acá para acceder)

Instagram: @mendozacorreok

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios