loader image
Buscar
Close this search box.

El trail runner nuclear…

El corredor cruza la meta con una bandera argentina que hace ondear con orgullo y una sonrisa de oreja a oreja que denota una naturalidad increíble, a pesar del inmenso esfuerzo que realizó tras correr más de 19 horas por senderos tan bellos como demencialmente difíciles. 

La felicidad que siente el atleta por haber cumplido el objetivo es tan grande que, en apenas un instante, por la cabeza, cuan proyección de una película de la época dorada de Hollywood, se le suceden los mejores recuerdos de su vida…

Vuelve a ser un niño correteando rumbo a su escuela primaria situada en un paraje tan inhóspito como bello, donde también jugaba en contacto con la naturaleza más salvaje…

Se acuerda de su feliz adolescencia en un pueblo rural donde realizó los estudios secundarios que lo llevaron a participar en la primera competencia de su vida: unas olimpiadas matemáticas que le permitieron descubrir su vocación por los números como herramienta para “la solución de los problemas cotidianos…”

Vuelve a sentir la alegría por aprobar un exhaustivo y dificilísimo examen de ingreso a uno de los institutos de investigación más prestigiosos del mundo, donde realizó la mayor parte de sus estudios universitarios marcados por números, fórmulas y átomos…

En ese momento único no deja de percibir el amor de su familia. Escucha a su mamá explicándole que la única manera de salir adelante es el estudio. Ve a su papá enseñándole la cultura del esfuerzo con el ejemplo de horas y horas de trabajo en los surcos del campo. Palpa, como si los tuviera al lado, el cariño de sus hermanos, con los que cultivó la cultura de la unidad, a pesar de la distancia que los separa…

Y, obvio, rememora su corta pero intensa vida deportiva. Sus primeros trotes de tres o cuatro kilómetros para escaparle al estrés diario. Su primera carrera de 10K en la montaña. Su evolución hacia el ultramaratonismo. Sus grandes perfomances en difíciles trails de Argentina y Europa. Su participación en los mundiales de montaña. Y la carrera alucinante que acaba de realizar, plena de desniveles salvajes y senderos con vistas paradisíacas, típicas de los Alpes franceses…

La felicidad del trail runner en las montañas…

Simplemente el “Saga”

La “película” que acabamos de describir es la que protagonizó Santos Gabriel Rueda luego de su brillante participación, el año pasado, en la TDS, la carrera de 145K con más de 9.000 metros de desnivel positivo que forma parte del cronograma del mítico Ultra Trail Mont Blanc (UTMB).

En esa competencia, donde además se da cita lo mejor del trail mundial,  el salteño, radicado hace varios años en Bariloche, culminó en el noveno puesto. Impresionante.

Mendoza Corre entrevistó al ingeniero nuclear “Saga” o “Gabi”, tal como lo llaman sus amigos del ambiente trailero, para poder escrutar a un personaje que tiene una vida digna de una película motivadora del cine norteamericano.

La felicidad de «Saga» luego de su excepcional papel en la TDS 2019.

Infancia feliz

Gabi nació hace 29 años en Candado Grande (departamento de Orán), sito a unas seis horas de Salta Capital, casi en el límite con Bolivia.

“Es un paraje chico, donde, cuando nací, vivían tres o cuatro familias y no había luz ni agua potable. Sin embargo tengo muy lindos recuerdos porque es una zona de mucha naturaleza, con mucha vegetación y animales autóctonos”, explicó.

El salteño contó que ahí realizó sus estudios primarios. Y con su tonada norteña, pausada y tranquila, que aún conserva a pesar de estar en la Patagonia desde 2009, rememoró, nostálgico, los gratos momentos que vivió “en mi escuela”.

Santos, de niño, pescando en el río Bermejo. A pesar de la humildad de su familia, él asegura que tuvo una infancia feliz.

Las olimpiadas que marcaron su vida

Ya más grande, junto a su familia, “Saga” se mudó al pueblo Aguas Blancas, a pocos kilómetros de su lugar de origen, porque ahí había un colegio para continuar con la secundaria.

Así, en los últimos años de esa etapa de sus estudios, hubo un hecho que lo marcó de por vida: su participación en las olimpiadas de matemáticas. “Me abrieron –destacó– las puertas a un mundo nuevo porque me di cuenta que con las matemáticas podía resolver problemas de la vida cotidiana. Eso me llevó a decir ‘quiero estudiar física para aplicaciones que requiera la sociedad’. Por eso arranqué estudiando ingeniería”.

Dirección Norte-Sur

Cuando egresó del secundario, Gabriel se mudó a Neuquén en 2009 para estudiar ingeniería mecánica en la Universidad Nacional del Comahue. “Me fui ahí porque estaban mis hermanas”, subrayó con un tono de inconfundible cariño hacia sus familiares.

Pero su espíritu luchador y emprendedor lo llevó a presentarse en 2011 al examen de ingreso del prestigioso Instituto Balseiro. “A mediados de ese año me aprueban la beca y arranco a estudiar ingeniería nuclear”, recordó y, con evidente vocación docente, explicó que su carrera consiste en hallar “soluciones prácticas a la generación de energía eléctrica con origen nuclear”.

Se recibió en 2014, momento desde el cual empezó a trabajar en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), en Bariloche. No obstante lo obtenido, y aún desarrollando una activa carrera deportiva, no se detuvo hasta ser Máster en Ingeniería Nuclear (MSc), título de posgrado que consiguió en diciembre del año pasado.

La magia de Bariloche

“Saga” no se olvida de sus orígenes salteños porque, contó, “se extraña la familia y la comida”, no obstante lo cual se siente muy bien en la Patagonia.

“Hace 9 años que vivo en Bariloche, donde estoy muy cómodo. Se extraña la familia y las comidas. Pero Bariloche es mágico por la montaña, por la naturaleza que es muy linda para el montañismo en el verano y también en el invierno por la nieve, porque se pueden practicar deportes como el esquí”, resaltó.

Saga no se detiene ni ante la pesada nieve del invierno de Bariloche.

De “nerd” a ultramaratonista

Aunque suene increíble, el Saga no practicaba ningún deporte hasta 2012, cuando, “durante el primer año de ingeniería nuclear, empecé a trotar de a poquito. Empecé con tres o cuatro kilómetros. Así, fui sumando más distancia y acercándome a la montaña. Ese mismo año corrí mis primeras carreras de 10K de montaña. Le fui agarrando el gusto y de apoco se fueron dando las cosas para llegar a donde estoy”.

También asombra que un ingeniero nuclear, que está la mayor parte del día estudiando e investigando, tenga tiempo para entrenar y tener el nivel de los mejores trail runners del país.

Al respecto consignó, con simpleza provinciana, que “es cuestión de acomodarse nomás. Yo trabajo ocho horas. Mis entrenamientos los hago después de las cinco de la tarde: una o dos horas, de acuerdo a las posibilidades”.

En este sentido agregó que “es algo que disfruto. Espero todo el día para llegar a esas horitas de entrenamiento. Se pueden combinar las actividades. Aparte lo hago de manera amateur y lo hago sin carga, creo que eso es importante”.

Gabriel tuvo una carrera meteórica, luego de muchos años de estudio.

“El trail es mucho para mí”

A la hora de hablar de su deporte, Gabi acentuó que “el trail significa mucho para mí porque significa estar conectado a la naturaleza y tener el momento del día conmigo mismo. Me ayuda a planificar el día a día y a proyectarme hacia el futuro. Es una actividad que me completa muchísimo. Por eso es algo que llevo adelante  día a día por lo que me genera. Pienso que a todos (los trail runners) les debe pasar lo mismo”.

Santos entrena, desde sus comienzos como trail runner, con Raúl Mansilla; con quien fundó, con el pasar de los años, el Ultra Saga Mansilla Team.

Saga no se detiene ni en el crudo invierno patagónico.

Los principales logros

Cuando le preguntamos sus principales logros deportivos, Saga señala al ultra trail 4 Refugios, “que lo gané los últimos 4 años seguidos. También corrí con el seleccionado nacional en tres oportunidades: mundiales de trail Transpeneda, Gerés, Portugal (85K); Penyagolosa, Castellón, España, y Thrilos do Abutres, Coimbra, Portugal (42K). También tuve, el año pasado, un primer puesto en el Riaño Trail Run, en España , y una cuarta posición en el Eiger Ultra Trail, en Suiza”.

Pero la que consideró la mejor de sus carreras fue la TDS, “donde terminé noveno. Fue lo más grande porque fue la carrera más larga que corrí en mi vida y en la que mejor resultado obtuve. Significó mucho porque corrí desde las 4 de la mañana a las 11 de la noche, que fue algo que nunca había hecho. Fue algo grandioso porque se me fue dando la carrera perfecta: me fui sintiendo bien y, con el paso de las horas, me seguía sintiendo bien. Eso ayudó a que disfrutara mucho la carrera: subí como diez montañas y pasé como por ocho pueblitos en el medio. Fue magnífico. Y haber tenido el nivel para estar a la par de gente importante. Fue de lo mejor de mi experiencia deportiva”.

Cabe acotar que, el año pasado, Santos vivió lo mejor de su vida trail runner no sólo porque participó en la TDS sino porque estuvo tres meses en Europa, donde participó de las mencionadas Riaño Trail Run y Euger Trail Run.

En este sentido, puso en relieve que para ello “me tomé tres meses de licencia sin goce de sueldo. Fui con mis ahorros, con la ayuda de mis amigos y de algunas instituciones. Fue mucho esfuerzo personal porque fue caro estar en Europa tanto tiempo. Pero valió la pena porque la experiencia que uno vive, el nivel que uno adquiere es algo importante”.

Saga en Suiza, donde participó del Ultra Trail Eiger.

El futuro

Gabriel tiene la ilusión de volver a Chamonix, Francia, pero para correr los 171K de la UTMB. Consignó al respecto que “es la carta pendiente que tengo porque ya corrí la CCC (100K) en 2018, el año pasado la TDS (145K) y me faltaría la prueba reina…”

Estamos convencidos que lo conseguirá porque es un muy buen deportista con un gran espíritu emprendedor. Y porque es el “trail runner nuclear…”

Santos quiere volver a Chamonix para pasar de nuevo por ese arco de llegada, pero luego de los 170K de la UTMB.

Fotos: Facebook, de la Fan Page de Santos Gabriel Rueda

Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)

Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

YouTube: Mendoza Corre (click acá para acceder)

Instagram: @mendozacorreok

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
1 Comment
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Sergio Sánchez
4 years ago

Sorprendente……………., felicitaciones