loader image
Buscar
Close this search box.

El amor de la madre atleta…

Mariana Vázquez y su hija Ámbar.

Mariana Vázquez es la primera mujer presidenta de la Asociación Mendocina de Triatlón (AMeT), mérito que se amplifica si además le agregamos que entrena las disciplinas combinadas, trabaja y, fundamentalmente, es mamá.

En el día de la madre, decidimos homenajear a las mamás atletas contando la historia de vida de esta dirigente deportiva apasionada por el triatlón que demuestra que se pueden hacer muchas cosas a la vez sin renunciar a la principal actividad de toda persona: criar con amor a sus hijos.

“Disciplina y organización”

Mariana (46) es madre de Ámbar (9), personita con la que comparte todos los días una rutina de trabajo tan larga como extenuante.

Con naturalidad, nuestra homenajeada asegura que se puede ser mamá, trabajadora, atleta y dirigente a la vez. “No es fácil, pero requiere disciplina y organización”, asegura con decisión, esa que aprendió a lo largo de su vida tras miles de horas de entrenamiento.

Jornadas a las corridas

Mariana se despierta todos los días a la 6 de la mañana para levantar a su pequeña, desayunar, trasladarla a la escuela y luego partir rauda a trabajar al Registro de la Propiedad del Poder Judicial.

Cuando termina su jornada laboral sale corriendo a buscar a su hija al colegio para llevarla con su abuela. De esta manera, los días que le corresponde, consigue un par de horas para entrenar en el parque San Martín junto a sus amigas y así desenchufarse del ajetreo diario.

Luego va a su casa para, a eso de las 16:30, almorzar y posteriormente dedicarse a su trabajo de presidenta de la AMeT, como revisar correos y contestarlos, hacer llamadas a otros dirigentes, organizar algún evento o, incluso, mantener reuniones virtuales con sus compañeros de comisión, con quienes, asegura, “formamos un equipo tremendo”.

Esa rutina, los miércoles y viernes, es aún más cargada porque, a la tarde, tiene que llevar a su niña a clases de hockey sobre césped. Al respecto, se detuvo a contar la importancia del deporte para su vástago: “Ámbar desde chica vio a sus papás entrenar y competir. No se inclinó por el triatlón, lo cual me parece bien porque al ser hija única está bueno que practique un deporte en equipo. El deporte se lo mantenemos para que aprenda el valor de la disciplina”.

Se puede

Luego de ver el ritmo diario de trabajo de Mariana Vázquez vemos que es posible hacer deporte, trabajar, ser dirigente y mamá.

Y claro que se puede, si, como toda madre, le sobra algo fundamental para la vida: amor…

Ruta deportiva

Mariana tiene una dilatada carrera como triatleta.

Al pedirle que nos contara sus principales logros deportivos, nos dijo que fueron dos triatlones chilenos: el Rapel, donde quedó quinta en la general, y el de la laguna de Aculeo, donde culminó segunda.

Pero para ella el más importante fue el Half organizado por Yacopini en el parque San Martín en 2009, donde consiguió un tiempo menor a las seis horas.

El amor de madre es infinito.

Fotos: gentileza Nico Lancellotti, de NL Fotos (click acá para acceder a su Instagram).
Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc 
acá para acceder)
Twitter: @mendozacorreok (click 
acá para acceder)
YouTube: Mendoza Corre (click 
acá para acceder)
Instagram: @mendozacorreok (click 
acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.