loader image
Buscar
Close this search box.

Crónica “gloriosa”

Mendoza Corre te describirá un circuito hacia un punto icónico de nuestra provincia, el Cerro de la Gloria, que partirá de nuestra Peatonal Sarmiento y pasará por puntos históricos de la Ciudad.

Lo haremos a través de una crónica en primera persona, para empezar, porque después te daremos los detalles del dibujo que proponemos para, al final, dar un aporte para que este trayecto se haga de manera segura.

Antes de llegar al Parque San Martín, para emprender rumbo al Cerro de la Gloria, pasamos por puntos icónicos como la Casa Arenas (al fondo, en la esquina).

Ambiente místico

Pasadas las 15 horas del viernes 12 de junio, en la intersección de avenida San Martín y Peatonal Sarmiento, hay poca gente.

El marrón otoñal de los árboles de los costados del paseo lucha por imponerse al verde de la vegetación perenne de los canteros y pérgolas del centro.

El cantar de la primera fuente de la peatonal emblema de Mendoza otorga un ambiente místico…

Parece mentira que la tenue música de sus aguas se imponga a la débil voz de los poquísimos paseantes presentes.

Cosas de la pandemia que nos cambió la vida: ¡hizo callar hasta el paseo icónico de la Ciudad de Mendoza!

Al momento de partir, el ambiente de la Peatonal era casi místico, con poca gente y muy pocos sonidos. El verde de los canteros combatía con el marrón de los árboles…

Comienza el trote

La atmósfera fría hace que me apure con mis ejercicios pre competitivos por lo que, raudo, marcho rumbo al oeste.

Mi paso decidido, aunque algo cansino y monótono, rompe, con su cadencia constante, el relativo silencio.

Algunas hojas rebeldes que pasean por el suelo de aquí para allá, otorgan al ambiente un clima místico, casi como el de un pueblito semi abandonado de un típico western estadounidense…

Esquivo a una parejita melosa de caminantes y, ahí nomás, supero el primer “obstáculo”, los escalones de la pérgola que se sitúa frente al Pasaje San Martín.

Paso la calle 9 de Julio, viene la galería San Marcos, primero, y la Iglesia San Nicolás, después y, más adelante, me espera el magnífico edificio de la Bolsa de Comercio.

Supero avenida España y, entusiasmado, llego a la “plaza seca” de la Legislatura de la Provincia, protagonista de históricos momentos, como las marchas por la recuperación de la democracia, a principios de los ’80…

Levanto la vista y me embeleso con la postal incomparable de la Plaza Independencia, el espacio verde de 1.600 metros cuadrados que oxigena todos los días a nuestra Ciudad.

Luego de la decepción de no sentir el sonido de las aguas de la fuente de la principal plaza citadina ingreso a la avenida Sarmiento que, apagada, exhibe pocas cualidades para el paisaje urbano mendocino.

Momento en el que pasamos por la «plaza seca» de la Peatonal, frente a la Legislatura. Al fondo, la incomparable postal de la plaza Independencia.

Historia y arquitectura

Subo decidido hasta las vías de la Avenida Belgrano y circulo por la coqueta Avenida Emilio Civit, plena de edificios señoriales…

Paso por los frentes de la histórica Soppelsa, donde más de una vez fui feliz con sus deliciosos helados;  del coqueto café Vía Civit, donde disfruté de exquisitas infusiones, acompañadas de ricos bizcochuelos…

Ansioso, espero que mis ojos disfruten de la maravillosa Mansión Stoppel que, con su museo Carlos Alonso, es una invitación al pasado mendocino…

Así las cosas, dejo que mis piernas me lleven a la querida Radio Nacional, protagonista de gloriosos radioteatros de antaño. La nostalgia me provoca cosquillas en la panza…

Uno de los momentos más lindos de la travesía fue cuando pasamos por la puerta de la histórica Mansión Stoppel.

Portones a la felicidad

Finalmente, tras exactamente dos kilómetros de marcha, llego a los portones del Parque San Martín, aunque, antes de cruzar avenida Boulogne Sur Mer, giro la cabeza a la derecha para apreciar la Casa Arenas, la mítica mansión proyectada por el arquitecto Daniel Ramos Correas a fines de la década ’20 del siglo pasado y protagonista de alocadas historias de fantasmas…

Es el turno de trepar por la Avenida del Libertador y su tapiz de hojas otoñales: supero las rotondas de los Caballitos de Marly, primero, y, Monseñor Orsaly, después…

Llegó el turno de la recta que me llevará a la puerta de la mítica Obras Sanitarias Mendoza, con su establecimiento potabilizador Alto Godoy, y del velódromo provincial.

Tras superar ese verdadero elefante blanco que constituye el Aconcagua Arena, llego al Parque de los Pueblos Originarios, que atravieso decidido para tomar el corto tramo que me conducirá al frente del Ecoparque.

Frente del Ecoparque, en la base del Cerro de la Gloria.

Escalera al cielo

Ya en la base del Cerro de la Gloria, tras poco más de cinco kilómetros de andar, decido “escalarlo” por la subida de los autos. La emoción me invade ¡Hace más de 90 días que no lo uso para entrenar!

Los dos kilómetros que me llevarán a la cima los hago con cierto resquemor. Temo por mi alicaído estado físico post encierro por cuarentena COVID-19. También por la soledad: no hay presencia policial ni de deportistas, ambiente ideal para el “trabajo” de los amantes de lo ajeno.

No obstante, encaro el serpenteante camino que, en épocas normales, conduce a miles de turistas y paseantes a disfrutar de un lugar único por paisaje e historia.

Finalmente, tras poco más de 15 minutos, supero la constante subida y llego al monumento que honra a nuestro máximo prócer, el general José de San Martín y su épico cruce de Los Andes que nos condujo a la libertad.

Contengo las lágrimas, tomo un breve respiro y, a pesar de un leve mareo, encaro, raudo, la bajada por el famoso “rompepiernas”, el sendero de hormigón que nos conduce, tras unos 800 metros, a la base del cerro, a la altura del Ecoparque.

Llego y, feliz, disfruto de un momento que soñé vivir durante más de tres meses.

Ahora sólo quedan poco más de 5 kilómetros en bajada para, por avenidas Libertador, Civit, Sarmiento y Peatonal, arribar al punto de partida y completar así un circuito de unos 14 kilómetros con un desnivel positivo superior a los 300 metros.

Trepada al Cerro de la Gloria por la subida de los autos.

Detalles del circuito

Extensión: 14 kilómetros (km), aproximadamente.

Desnivel positivo: 330 metros, aproximadamente.

Partida: esquina de Peatonal Sarmiento y Avenida San Martín.

Llegada: Ídem.

Punto más alto: cima del Cerro de la Gloria (984 msnm).

Distancias referenciales:

  • De la largada a avenida Belgrano: 1 km.
  • De la largada a Boulogne Sur Mer (portones del Parque): 2 km.
  • De la largada a la base del C° de la Gloria: 5,5 km.
  • De la largada a la cima del C° de la Gloria: 7,7 km.
  • De la cima del C° de la Gloria a la base (Ecoparque por “rompepiernas”): 0,8 km.
  • Del Ecoparque al punto de partida: 5,5 km.
Momentos previos a la llegada a la cima del Cerro de la Gloria.

En pos de la seguridad

Recomendamos que la trepada al Cerro de la Gloria se haga en grupos para prevenir posibles hechos de inseguridad.

Es que ayer, mientras subíamos, pasadas las 16 horas, no vimos un solo policía. La soledad era absoluta ya que, a pesar de estar permitido, no había casi atletas entrenando.

En un  breve diálogo que mantuvimos vía WhatsApp, el administrador de Parques y Paseos, Ricardo Mariotti, nos aseguró que transmitiría la inquietud a las autoridades policiales.

Asimismo, también vía WhatsApp, el Director General de Policías, Roberto Munives, destacó que su fuerza está “haciendo un esfuerzo encomiable” por el escenario que impone la pandemia, que le implica disponer más de 400 efectivos sólo para controlar a la población de riesgo. Asimismo, detalló que hay policías patrullando el Parque San Martín en bicicleta, camionetas y caminando. No obstante, expresó que iba a estudiar nuestra inquietud.

La subida al Cerro de la Gloria la hicimos en soledad. No observamos presencia policial. En este punto, en épocas normales, siempre había un puesto fijo con policías a caballo o en camioneta.

Fotos: gentileza Nico Lancellotti

Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)

Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

YouTube: Mendoza Corre (click acá para acceder)

Instagram: @mendozacorreok

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios