loader image

Cómo correr “la Canota Villavicencio”

Cristian Malgioglio nos cuenta qué significa para él la competencia de AMaVet y nos da consejos para que sea una buena experiencia.
Cristian Malgioglio en la edición 2018.

El 18 de septiembre se llevará a cabo la 24° edición de los 21K de calle más difíciles del país que ya están arraigados en el alma de la comunidad runner mendocina.

Tras un receso obligado de dos años por la maldita pandemia, el desafío propuesto por AMaVet (Asociación Maratonista Veteranos) vuelve despertando buenos sentimientos, por lo que Mendoza Corre ya te ofrece una cobertura especial.

En este marco, te brindamos una tercera entrega, donde entrevistamos a Cristian Malgioglio, tres veces ganador de la media maratón Canota Villavicencio y poseedor, desde 2011, del récord del circuito que es a pura subida con un desnivel positivo de 875 metros.

El “Mostro” nos da valiosos consejos para llegar bien preparados a esta competencia que, asegura, es una de las más difíciles que corrió a lo largo de su dilatada historia deportiva, aunque aconseja a los runners que deben vivirla al menos una vez en su historia.

“Te pone a prueba”

– ¿Qué significa para vos la Canota Villavicencio?

– Es una de las carreras más duras que me ha tocado correr, por su altimetría y desnivel positivo. Te pone a prueba de principio a fin, no te da respiro. Para mí siempre fue un desafío personal, de los más duros. Yo sabía que poder terminar esa carrera en buena forma significaba, valga la redundancia, que estaba en forma. Por eso la tomaba como un test para preparar otra carrera.

Algo importante que tiene esta competencia es su tradición, tantos años de realizarse de forma ininterrumpida la llevó a ser un clásico del running mendocino. Por lo que correrla, ganarla y tener el récord del circuito, para mí, es importante. Me siento, además un privilegiado, al ser el único que bajó la hora y media en dos oportunidades: estableciendo el récord en una hora, 27 minutos y 10 segundos, en 2011, y, en el 2010, en una hora, 27 minutos y 20 segundos. Luego de tantos años que no se haya bajado esa marca constituye para mí que la Canota Villavicencio tenga un gran valor sentimental.

Siempre me gustó subir y esa carrera era muy apta para desarrollar mis cualidades escaladoras.

Tengo muy gratos recuerdos y no descarto volver a correrla, obviamente a no bajar el récord porque no estoy en condiciones de hacerlo.

– ¿Aconsejarías correr Canota Villavicencio?

– ¡Claro! Pero se debe estar bien preparado. Correr bien Canota Villavicencio admite una preparación parecida a la de un maratón: hay que estar muy bien aeróbicamente y lo bueno sería haber realizado una preparación de fuerza en cuestas, no tanto de potencia, o sea cortas, sino largas. Recuerdo que para prepararla iba mucho a Valle Grande, donde teníamos una trepada de 3 a 3,5 kilómetros. Entonces la subía intensamente y la bajaba a un ritmo medio para recuperar, y la volvía a atacar tres o cuatro veces.

También aconsejo que antes de correr los 21K, se corran los 10K porque tienen la particularidad de que, si bien es más corta, se desarrolla en la última parte del circuito, que es el más duro. Al tener el conocimiento de esos 10K, al otro año irías mucho más preparado porque es una media maratón un tanto engañosa porque los primeros 10K son duros, pero corribles, luego hay un descenso de un kilómetro y uno cree que pasó lo peor. Pero desde ahí es extremadamente duro. Todas las veces que la corrí siempre dije ‘es la última vez que la corro’ ¡A ese nivel llegué a sufrir esta carrera! Pero, bueno, como ocurre siempre, cuando uno corre algo duro, al traspasar la meta la gratificación es directamente proporcional a lo que sufriste. Por lo que te terminás enamorando de esta carrera y volvés… Además, el entorno es hermoso, la cordillera mendocina es muy bella.

Detalles importantes

  • La “Canota Villavicencio” se llevará a cabo el 18 de septiembre
  • Las inscripciones están abiertas: hay que comunicarse vía WhatsApp al 2615044925. Desde ese número darán el medio de pago.
  • Además de los 21K, se correrán 10K.
  • Los circuitos se desarrollan a lo largo de la Ruta Provincial 52 atravesando la reserva que le da nombre a la competencia. Los 21K parten unos 4K antes del monumento de la Canota y concluyen a la altura del histórico hotel de Villavicencio. El desnivel positivo es de 875 metros. Los 10K abarcan la última parte de la carrera estrella.
  • Habrá baños químicos en ambas largadas y en la llegada.
  • La organización dispondrá puestos de hidratación cada 5K y en la llegada.
  • En las dos largadas habrá personal de seguridad para cuidar los autos de los atletas.
  • La acreditación y entrega de kits será el 17 de septiembre en el Auditorio Alameda (avenida San Martín 2030 de Ciudad), de 11 a 17 horas.
  • En la acreditación se exigirá sí o sí el certificado médico y el deslinde de responsabilidad (al final de la nota tenés el archivo para descargarlo).
  • No podrán participar menores de edad (ni siquiera acompañados y/o autorizados por sus padres).
  • La carrera aportará el doble de puntaje en el Grand Prix de AMaVet.
  • No se inscribirá a nadie el día de la carrera (excluyente).
  • El que se olvide el dorsal no podrá correr porque quedará descalificado automáticamente (excluyente).
  • La clasificación será por sistema de chip reintegrable.
  • Es obligatorio el uso del dorsal en el frente de la remera.
La última parte de la competencia es muy dura.

Deslinde de responsabilidades

A continuación te ofrecemos el deslinde para que lo puedas bajar y llevarlo firmado a la acreditación:

Foto de tapa: gentileza Antonio Tello Vargas

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios