loader image

Camino alternativo al Gateado

Es muy bella la vista que tenemos mientras subimos al Gateado por la senda que proponemos.

Hoy te enseñaremos un camino que te llevará a la cumbre del Gateado por una senda distinta a la que hacemos tradicionalmente. Este trazado te permitirá ahorrar unos 3 kilómetros (km) de trote y unos 400 metros de desnivel positivo.

A partir de este camino, te propondremos dos dibujos diferentes: uno con una extensión total de 19 km, con un desnivel positivo de aproximadamente 1.400 metros (m) y otro de 16,6 km con un desnivel positivo de poco más de 1.000m. En ambos casos tendremos terrenos de todo tipo para practicar diferentes técnicas de trote.

Así las cosas, con las dos alternativas, tendremos un buen tramo por río seco, donde abundarán las piedras y no faltará el ripio; un segmento de poco más de 3 km con una pendiente positiva muy brava y, ya de regreso, una bajada muy linda para practicar técnicas de descenso en terrenos de todo tipo.

El circuito parte desde los 1.100 msnm, en Puerta de la Quebrada, y llega a los casi 2.100 msnm, en la cima del Gateado.

Introducción

El tradicional camino que elegimos para ascender al Gateado es el que tomamos por los cerros Arco y Santo Tomás, que implica recorrer unos 11 km con unos 1.400m de desnivel positivo.

Pues bien, el camino que te propondremos ahora implica recorrer unos 8,3 km con un desnivel positivo de poco más de 1.000m por un sendero erróneamente llamado “Mal Paso” (fundamentaremos ello más abajo, luego de describir el circuito).

Vamos a trotar

Salimos desde Puerta de la Quebrada.

Puerta de la Quebrada. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Tomamos por la huella tradicional que nos lleva al cerro Arco, pero aproximadamente a los 500 metros encontraremos una tranquera donde doblaremos a la izquierda para ingresar a la quebrada del Manzano (mal llamada Isidris).

Por esta tranquera entramos a la Quebrada del Manzano. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Desde ahí subimos por un lecho bastante pesado para las piernas porque está plagado de piedras y ripio y, a raíz de las tormentas de los últimos meses, el terreno está mucho más irregular. Aproximadamente a los 3,5 km nos encontraremos el cartel que nos anunciará que nos acercamos al sendero que buscamos.

El cartel de la derecha nos indica que estamos llegando al sendero que buscamos. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Seguimos unos 150 metros y nos toparemos con el cartel que reza: “C° Gateado C° Vizcacha por Senda del Mal Paso”. Ahí empieza la parte más pesada del trayecto. El sendero está bien marcado por lo que no te vas a perder.

La senda por la que subiremos al Gateado. Foto: Nico Lancellotti de NL Fotos.

Así las cosas empezará un tramo de poco más de 2 km con una pendiente bien pronunciada como demuestra la foto que te mostramos luego de este párrafo. Consejo: es altamente recomendable, cada tanto, mirar para atrás para maravillarse con la vista de la Quebrada del Manzano y de la Ciudad que tenemos a disposición (si no nos creés mirá la foto de la tapa de esta nota).

La primera parte es con una subida muy pronunciada. Foto: Nico Lancellotti de NL Fotos.

Seguiremos subiendo y la pendiente aminorará y, con un poco de suerte, hasta te podrás encontrar a algún guanaco como lo grafica la siguiente instantánea (ampliala porque nuestro “personaje” está camuflado).

En esta parte, la subida es menos agresiva. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Cuando hayas recorrido un poco más de 3,3 km por la senda, por lo que habrás llegado a los 7 km de marcha (desde el punto de partida), te toparás con una bifurcación que está señalizada por una pirca. Allí tomás a la izquierda.

A los 7 km de marcha (desde la salida) nos encontramos con esta pirca donde debemos doblar a la izquierda. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Subirás unos 500m más y te encontrarás otra pirca donde también tenés que tomar a la izquierda.  Importante: tenés que ir en esa dirección porque si tomás a la derecha vas a faldear el Gateado y saldrás al cerro Viscacha (así se escribe, con S no con Z).

Acá doblas a la izquierda. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Desde la última bifurcación tenés que subir unos 800 metros para llegar a la cima del Gateado, luego de 8,3 km de marcha con poco más de 1.000m de desnivel positivo.

Cima del Gateado. Foto: Nico Lancellotti de NL Fotos.

Dos alternativas

Desde la cima del Gateado te propondremos un par de circuitos.

El primero simplemente consiste en regresar por el camino que subimos, para totalizar unos 18,6 km. Esta alternativa está buena si querés practicar velocidad en bajada ya que el terreno, si bien es técnico, permite correr sin problemas.

El segundo dibujo es el que te mostraremos a continuación, que implica dirigirnos al punto de partida por el sendero que nos lleva a los cerros Santo Tomás y Arco. Así, totalizaremos poco más de 19 km con unos 400m de desnivel positivo más (por lo que, en total, haremos unos +1.400m) y cerca de 1.000m de desnivel negativo.

De esta manera volveremos por la senda que nos llevó a la cima del Gateado tal como lo demuestra la siguiente foto…

A la espalda de esta foto está la cima del Gateado. Volvemos por la senda que está enfrente (que es por la que subimos). Foto: Claudio Pereyra Moos

Vamos a bajar por el mismo camino que subimos sólo 1,3 km, aproximadamente, donde nos toparemos con la bifurcación que nos llevó al Gateado, como te lo mostramos a continuación. Pero debemos tomar el sendero de la izquierda…

Esta es la bifurcación: si doblamos a la derecha volvemos por el camino que subimos. Nosotros tomaremos a la izquierda para ir al cerro Santo Tomás. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Seguiremos en franca bajada poco más de 2 km y, luego de unos 500m con unos 50m de desnivel positivo, llegaremos a la cima del cerro Santo Tomás de Aquino…

Cima del Santo Tomás. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Del Santo Tomás bajamos poco más de 500 metros hasta llegar al “Caño” (popularmente denominado así por un pequeño tubo que sobresale del suelo). Acá nos encontraremos con una bifurcación: si tomamos por la izquierda haremos unos 2 km que nos llevarán a la cima del Arco. Si doblamos a la derecha, descenderemos por una senda muy abrupta y muy técnica popularmente denominada “Bajada del Caño”. Por acá hay que ir con mucho cuidado por la complejidad del terreno pero nos ahorraremos un km de circuito: la bajada nos llevará a la Quebrada del Manzano y de ahí solo tendremos que seguir el lecho hasta Puerta de la Quebrada.

Nosotros nos dirigiremos a la cima del Arco…

«El Caño»: en esta bifurcación si tomás a la izquierda vas al Arco; si vas a la derecha, te ahorrás un km. Nosotros iremos al Arco. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Desde el Arco sólo quedan 4,5 km, por la huella, para llegar a Puerta de la Quebrada.

Cima del Arco.

“Ese sendero no es el Mal Paso”

Celso Boccolini, técnico en Conservación, conoce la zona como muy pocos ya que como guía de montaña la recorrió miles de veces y, para hacerlo, desde hace años viene estudiando las cartas topográficas del Instituto Geográfico Militar (IGM).

El líder del grupo de senderismo Horizontes (click acá para acceder a su Facebook) es categórico: el sendero que hoy te hacemos recorrer no es el Mal Paso, tal como lo indica el cartel que figura sobre la Quebrada del Manzano.

El montañista nos explicó que esta senda es un camino nuevo que se trazó hace dos años aproximadamente para bajar más directamente desde la cima del cerro Gateado.

El lasherino afirmó que “las cartas topográficas del IGM son muy claras: el Mal Paso es el denominado popularmente by pass” que es el sendero por el cual evitamos, sobre la Quebrada del Manzano, “el Salto de los Colorados que es intransitable. Históricamente es por donde el mayor (Antonio) Arcos estableció la pasada al puesto Tres Quebradas. Cualquier puestero de la zona afirmará que ese es el nombre”.

“A este accidente se lo llama Mal Paso porque hay una formación de roca muy complicada donde los animales se caían en su tránsito, es más hoy se siguen cayendo”, concluyó Celso.

Si querés conocer bien el verdadero sendero del “Mal Paso” te invitamos a hacer click acá para leer la nota donde te enseñamos un circuito de 25 km con 1.300m de desnivel positivo en donde, en un segmento, pasamos por este accidente geográfico.

Este el verdadero Mal Paso. Foto: Claudio Pereyra Moos.

Consejos

Algunos tips para que tu salida sea lo más segura posible:

  • Primero que nada no es un circuito para hacerlo solo, especialmente la primera vez. La mayor parte de los senderos están bien demarcados por el paso de ganado y el trajinar de senderistas y trail runners. Pero, como todos los cerros menducos, son muy complicados con terrenos muy técnicos y algún que otro precipicio.
  • Saliendo en compañía o solo es imprescindible avisarle a amigos o familiares qué circuito vamos hacer y que los llamaremos cuando concluyamos la expedición. De esta manera, si nos perdemos ellos se darán cuenta y llamarán a las autoridades de rescate.
  • Hay que salir con la mochila bien equipada. No nos tiene que faltar hidratación (no menos de 2 litros de agua) y alimentación (geles, frutos secos, frutas, etc.)
  • Asimismo,  debemos llevar elementos de seguridad: manta térmica; silbato, para que nos ubiquen más fácil si nos perdemos; linterna frontal, por si nos extraviamos y se nos hace de noche; botiquín de primeros auxilios con, entre otros contenidos, antidiarreicos, antiinflamatorios, antihistamínicos, vendas, curitas, desinfectantes.
  • Buff o gorra (sahariana en lo posible), crema solar y anteojos oscuros.
  • Recordar que los fondos son para acumular kilómetros en nuestro plan de entrenamiento, por lo que si bien es bueno simular situaciones de carrera no es conveniente “matarse” metiendo mucha velocidad (para eso tendremos la competencia que preparamos).
  • No usar auriculares para escuchar música. Perdemos uno de los sentidos (el de la audición), lo cual nos quita concentración. Además en la montaña la mejor música es la del viento y la de las aves autóctonas.
  • Colocarse en los pies vaselina para prevenir ampollas y usar zapatillas para trail que nos garanticen un buen agarre y tracción. Tengamos en cuenta que en el terreno de la precordillera mendocina predominan las piedras.
  • Durante el recorrido es probable encontrarse con ganado bovino o equino de los puesteros de la zona. No molestarlos.
  • También es probable encontrarse con guanacos y otra fauna autóctona. Respetarlos. Ese es su hábitat, nosotros somos los “intrusos”.
  • La montaña es muy generosa con nosotros al brindarnos su belleza para que podamos pasar un buen momento. No seamos ingratos y cuidémosla ¡No hay que ensuciarla! ¡No tirar basura!

Foto de tapa: gentileza Nico Lancellotti de NL Fotos (click acá para acceder a su Instagram)

Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)

Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

YouTube: Mendoza Corre (click acá para acceder)

Instagram: @mendozacorreok (click acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
1 Comment
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Patricia
1 year ago

Es genial la explicación!