loader image
Buscar
Close this search box.

Aventura blanca

Más de 300 atletas corrieron y jugaron como niños en la cuarta edición de la Ucoadventure que se llevó a cabo ayer en el Manzano Histórico de Tunuyán.

Los trail runners chapotearon de lo lindo en la nieve, el barro y el agua durante una helada mañana que se vistió de blanco por las intensas nevadas que se registraron en el Valle de Uco durante el fin de semana pasado.

El chapoteo en la nieve acumulada en la Quebrada del Durazno hizo las delicias de los corredores. Foto: Facebook gentileza de Dardo Peralta.
La victoria vino de Guaymallén
En la carrera estrella, los 21K, se impuso el guaymallino Nelson Bejarano
(1:22:36), seguido por Rubén Cruzate (1:24:12) y por el Andes Trail Oscar “Osky” Tello (1:24:21).
En Damas, la victoria vino desde San Juan ya que la Límite Vertical Betina Linares  (1:36:57) ganó cómodamente, mientras que la segunda fue la jovencita de Andes Trail Sol Andreucetti (1:38:18) y tercera Carolina Davitz (1:43:36).
El podio de los 10K masculinos estuvo compuesto por Brian Albornoz (57:35), Matías Godoy (58:25) y Javier Gonzalez (58:58); mientras que el femenino por Antonella Marinozi (1:08:39), la Tribu Aventura Laura Canales (1:11:26) y Valeria Placci (1:13:27).
Circuito modificado
Los corredores debieron luchar de lo lindo para sortear
la nieve. Foto Facebook, gentileza Sebastián Codorniu
Las extremas condiciones del tiempo registrado durante el fin de semana pasado, con temperaturas muy bajas e intensas nevadas, obligó a la organización de Uco Eventos a tomar la acertada decisión de modificar el circuito original de la carrera principal, por lo que los 21K se redujeron a poco más de 17K.
El dibujo que debieron trazar los atletas con sus zapatillas prescindió del tramo más extremo, que consistía en el paso por el arroyo Los Potreritos y la trepada al Mesón Colorado.
De esta manera, los trail runners debieron circular por la ruta 94, desde la altura del monumento a San Martín, al oeste, unos 8K en subida, para volver sobre sus pasos cerca de 3K, doblar a la derecha y trepar la quebrada del Durazno unos 700 mts., para luego bajar violentamente por ésta hasta una huella que los conducía nuevamente a la 94, doblar a la izquierda y llegar a la meta (el mismo punto de partida).
Trepada en la Quebrada del Durazno. Foto: Facebook, gentileza de Francisco Raúl Durán.
Los primeros 8K eran duros desde el punto de vista mental ya que al hacerse por la ruta de tierra en subida exigía concentración en los atletas. La parte más divertida sin duda alguna fue la de la Quebrada del Durazno ya que era puro chapoteo en la nieve, donde más de uno “besó” el suelo por los resbalones. El tramo de huella que seguía fue a puro barro y agua ya que hubo que atravesar tres arroyos con aguas heladísimas.
En la última etapa los trail runners debieron sortear arroyos con aguas heladas. Foto: Juani Cocuelle.
Los corredores se divirtieron mucho. Más de uno destacó la alegría que le dio el chapoteo en la nieve, el barro y el agua porque se sintieron felices como niños al trotar desenfrenadamente en un ambiente extremo…
Los corredores jugaron como niños en la nieve… Foto: Facebook, gentileza de Ricardo Blasco.
Sociales
Durante la mañana de ayer hizo mucho frío en el Manzano Histórico: en unos momentos nevó, en otros salió tímidamente el sol, para luego encapotarse el cielo nuevamente y bajar crudamente la temperatura.
No obstante, los más de 300 trail runners y sus seguidores disfrutaron de cálidos momentos por la buena onda reinante.
A continuación algunos de los momentos vividos ayer en el antes y el después de la cuarta edición de la Ucoadventure, una carrera que ya es un clásico del trail mendocino.
El preparador físico en alto rendimiento Marcelo Ríos (al medio con cartel) estaba orgulloso de sus alumnos de Tribu Aventura por los podios que consiguieron
Ejemplo: Julieta Corradini de sólo 12 años corrió los 10K y tuvo una muy buena perfomance. Babosos su profesor Dardo Peralta (primero de la derecha) y sus papás Laura y Oscar.
¡Alegría blanca! Los chicos de Nutrife estuvieron felices con la nieve.
Policías runners. Lucas Running se hizo presente con su mensaje de vida.
Desde Río Negro, llegó el Catriel Running Trek.
La masajista Eli Alaniz elongó a los atletas luego de la carrera.
Fernando Cottichelli (primero de la derecha) junto a sus amigos corredores calentaron el cuerpo con el caldo que ofrecía la organización luego de la competencia.
Esta empresa deportiva y periodística contó con la colaboración de:
– Kinesiólogo Gustavo Gómez de Centro Médico Barraquero.
– Instituto Austral pionero del concepto corredor cardioseguro.
– Vivi Araya MKT (Marketing Deportivo), representante en Cuyo de Gatorade.
– La Pirámide SportVision (Colón 665, Ciudad, Mendoza).
– Centro Deportivo ácumen (Colón 665, Ciudad, Mendoza).

Facebook: Fan Page «Mendoza Corre» (clikc acá para acceder)
Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios