loader image

El autocuidado de los bikers

Mendoza Corre retoma las columnas de MTB de la mano de Daniel Maure (*) para que hoy nos hable de las normas de seguridad que tienen que seguir los aficionados al pedaleo.

Foto: Facebook, gentileza Senderos de Chacras.



“El cuidado de uno mismo”

“El MTB es un deporte, una recreación y, si nosotros queremos, una actividad exigente.
Por eso, en el marco de este espacio, tenemos la obligación de tocar el tema del cuidado personal: del aseo antes y después de la pedaleada, de la parte física, del mantenimiento de nuestra bici y, por sobre todo, de las medidas de seguridad.
Obvio que en el MTB la principal herramienta es nuestro propio cuerpo por lo que debemos cuidarlo porque pedaleamos para tener acceso a una vida saludable y no para que sea contraproducente. Tenemos un solo físico que, por supuesto, debemos exigirlo para que de todo o, mejor dicho, para que demos todo, pero siempre conociendo nuestro límites”.

Foto: gentileza Prensa Municipalidad de Godoy Cruz.



Los necesarios chequeos médicos

“El cuidado empieza con los chequeos médicos. Para los distraídos, antes de agarrar la bici, deben realizarse, entre otros estudios, análisis clínicos (que los valores estén dentro de lo normal para hacer esfuerzo), ergometrías de esfuerzo para saber cómo trabajan nuestras pulsaciones cuando suben y la tensión arterial (¡muy importante!) Mediciones antropométricas para saber configurar la bici y no lesionar articulaciones, ligamentos o incluso huesos. Por eso a consultar un médico (si es deportólogo mejor)».

Foto: Facebook, gentileza Senderos de Chacras.
La necesidad del entrenamiento a conciencia
“Una vez chequeada nuestra ‘máquina’ comienza la diversión: es el momento de entrenar para los retos que deseemos afrontar. En este caso no estoy hablando de carreras solamente, ya que el fin de semana también puede ser un gran reto si estamos fuera de estado: si es así, veremos a nuestro grupo pedalear, trepar, bajar, saltar y divertirse mientras nosotros damos lástima arrastrándonos por los senderos y teniendo que suplicar por unos minutos en alguna picada o antes de volver a bajar esas “Lenguas de Flow” del Frías…
No estoy hablando de sesiones de entrenamiento, pasadas, largas trepadas o clases de gimnasio: simplemente pensar, ponerse un objetivo de lo que queremos hacer de esta actividad, por ejemplo pedalear los fines de semanas con los amigos… Entonces, sí o sí, debemos pensar un poquito en nuestro corazón, salir una o dos veces en la semana y mover el esqueleto arriba de la bici. Mucho mejor si podemos exigirnos por las ciclovías, por uno de nuestros parques, por el cerro de La Gloria o, incluso, por algunos de los tantos senderos que nos regala nuestra querida Mendoza.
Como sea, es fundamental darle al cuerpo una o dos exigencias más que la del fin de semana. Y si queremos participar en una competencia, ahí sí debemos entrenar y seguir una planificación a conciencia de la mano de un profesional (de eso hablaremos más adelante)”.

Foto: gentileza Prensa Municipalidad de Godoy Cruz.
Algo tan básico como el aseo…
“Otro tema que me parece importante a la hora de pedalear es el aseo. Lo pongo en tema porque me parece fundamental cuidar las partes íntimas, sobre todo las que sufren mucho el roce y la humedad. Los genitales pueden ser muy traicioneros a la hora de estar tanto tiempo en presión con el asiento y la humedad de la vadana ya que pueden aparecer las famosas infecciones, hongos y otros males que no queremos adquirir. Los pies sufren mucho con la cala, que puede dañar la fascia plantar lo que sumado a la humedad, tierra, barro y las medias puede implicar consecuencias increíbles como una fascitis plantar, lesiones en los huesos y los molestos hongos”.

Foto: gentileza Prensa Municipalidad de Godoy Cruz.



Al momento de conducción

“En el MTB debemos tener siempre en cuenta que la carrocería y el paragolpes somos nosotros mismos, por lo que creo de suma importancia aprender a conducir la bici. Que ésta no nos lleve a nosotros por el monte sin control, sino que seamos nosotros los que decidamos, porque no nos quedará un grato recuerdo cuando hagamos una mala maniobra y nos vayamos de cabeza al piso… Allí, en vez de rememorar el bello paisaje por donde pedaleamos se nos vendrá a la memoria los raspones y hasta las quebraduras que podamos sufrir. Este tema trae a colación el otro que nos ocupa en esta columna: las protecciones”.

Foto: gentileza Prensa Municipalidad de Godoy Cruz.
Protección
“Cuando hablamos de protección, hablamos de cuidarse, ni más ni menos, para lo cual el equipamiento es fundamental.
Por eso las calzas con vadana, o protección  de gel, son para que no sufran lesiones los huesos, piel, ligamentos, venas, genitales, etc.
Los guantes son muy importantes para protegernos a la hora de golpearse con ramas, pinches o piedras. Pero sobre todo nos brindan un gran agarre al piño para que la transpiración y la tierra no hagan perder el control de la bici.

Los lentes son esenciales no sólo para ‘tirar facha’ sino para proteger los ojos de las ramas, el polvo, las piedras y, obvio, la radiación solar.

El casco es imprescindible: si alguien necesita saber su importancia que pase por nuestra oficina que se lo explicamos. Hablando en serio, es la protección primordial que debemos llevar. Debemos chequear que no esté vencido: si se vence, cerciorarnos que este bien ajustado y que nos quede bien de talla.
Si tu disciplina implica descensos largos, y con saltos con mucha pendiente no dejes de usar rodilleras, canilleras, hombreras, hans, pecheras, etc.”

Foto: gentileza Prensa Municipalidad de Godoy Cruz.
El cuidado de la bici
“Es indispensable el cuidado de la bici. Algunas medidas básicas que debemos tener en cuenta: chequear que todo esté ajustado antes de comenzar, casi siempre trasladamos las mismas desarmas en los autos. Muchas veces pasa que hacemos bajadas y vemos que el cierre del eje delantero está suelto, imaginen si se sale y la rueda se traba en plena bajada con nosotros arriba… O una suspensión con mala presión y que se hunda sin volver, o un asiento suelto. Así podemos nombrar miles de contingencias que se pueden suscitar si no cuidamos la ‘máquina’. Sólo nos lleva cinco minutos de nuestro tiempo y puede salvar varios dolores de cabeza.
En cuanto al ajuste de mecanismos más complejos como, entre otros, los cambios, líquido, juegos de dirección, rayos, cajas de pedalera, masas o frenos se deben chequear periódicamente con un mecánico especialista”.

Foto: gentileza Prensa Godoy Cruz.
“Cuidarse es quererse”
“Cuidarse es quererse por lo que no significa nada dedicar 5 o 10 minutos para tomar todas las precauciones antes de cada salida”.
Hasta la próxima
La semana que viene hablaremos de entrenamiento y pautas para no “rompernos”.
¡Saludos al pedaleo!

Daniel Maure.

(*) Daniel Maure

     T.P Física
     Biker aficionado
Facebook: Fan Page Mendoza Corre (clikc acá para acceder)
Twitter: @mendozacorreok (click  acá para acceder)

Compartí la nota

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Noticias relacionadas

Anterior
Siguiente

Claudio Pereyra Moos

Periodista por pasión, más que por profesión. Ultramaratonista de montaña que corre tras ideales: traspasar metas de carreras difíciles, trabajar por una sociedad más justa, viajar para conocer nuevos horizontes.
Suscribir
Notificar de
1 Comment
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Cristina Estrella de Maccari
4 years ago

Excelente!!!felicitaciones